En el marco de su gira europea, tras el encuentro con el Papa Francisco, el presidente Alberto Fernández, llegó a España donde develó el misterio sobre quién ocupará la embajada en ese país.

Se trata nada más y nada menos que de Ricardo Alfónsín, hijo del fallecido ex presidente radical Raúl Alfonsín. Así se lo confirmó el propio Fernández al rey Felipe VI y al jefe del gobierno español, Pedro Sánchez. 

Felipe le comentó a Alberto Fernández que ya conocía a Ricardo Alfonsín desde que eran chicos y que en la casa Real también trabaja alguien con el apellido Alfonsín. "Mandaré el placet el fin de semana", confirmó Alberto. 

Si bien es miembro de la Unión Cívica Radical, Ricardo siempre cuestionó la alianza del partido centenario con el PRO y la Coalición Cívica.