El viernes pasado, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, dio un discurso en la Universidad Nacional del Chaco Austral, donde fue condecorada con un Doctorado Honoris Causa, allí habló del problema de la inflación en nuestro país. 

"Todos dicen que la inflación es por emisión", apuntó Cristina y luego de mostrar algunos datos comparativos, agregó,  "Mienten y engañan porque la gente repite que se le dio a la maquinita y tiene la idea de que mucho billete causa inflación, y el segundo paso es decir que los aumentos de salarios y de jubilaciones son inflacionarios". 

Como era de esperarse, el discurso suscitó las críticas de los referentes opositores, quienes cuestionaron lo expuesto por la funcionaria. 

Quien salió a defender los argumentos de la titular del Senado fue, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, quien escribió una serie de mensaje en su cuenta de Twitter. 

"Las palabras de Cristina Fernández en Chaco desataron nuevamente una avalancha de respuestas de nuestros monetaristas frustrados. Insisten con asociar a la inflación mecánicamente con la emisión monetaria", comenzó. 

En este sentido realizó un análisis a lo sucedido durante la gestión de Mauricio Macri en este tema. "el experimento macrista de 2018-19 es una nueva refutación para esta explicación: se acordó con el FMI una política de control monetario estricto, pero como se ve, la inflación no se dio por enterada". 

Tweet de Axel Kicillof

"No hubo ninguna "maquinita prendida" y, sin embargo, solo consiguieron tasas altísimas, recesión, caída del salario real y del empleo privado", concluyó el mandatario bonaerense. 

Tweet de Axel Kicillof