El ministro de Trabajo, Claudio Moroni, confirmó esta tarde en conferencia de prensa, que aquellos padres de hijos en edad escolar que se vieron afectados por la suspensión de clases, están liberados de no asistir a sus trabajos. 

Esta medida corre tanto para empleados públicos como privados y solo requiere de un aviso y un acuerdo de condiciones con el empleador. Esto no afectará sobre los salarios que perciba por el mes corriente. 

La inasistencia estará justificada a sólo uno de los padres o tutores y no a ambos al mismo tiempo.

Además anunció que se impulsará fuertemente el home Office o teletrabajo, para evitar mayor circulación de personas en las ciudades.  "Si están dadas las condiciones para que trabajen desde su hogar, se deben fijar las condiciones para hacerlo"

Los empleados públicos ya cuentan con un sistema informático que permite la realización de expediente vía internet. 

Además se eximió a embarazadas, personas mayores de 60 años y aquellas pertenecientes a grupos de riesgo.