El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, brindó esta mañana una entrevista, en la cual se refirió a la relación que mantiene con la Ciudad de Buenos Aires, que registra la mayor cantidad de contagios de Covid-19. 

Si bien descartó conflictos de importancia, puso en el tapete algunas cuestiones que generan tirantez a la hora de enfrentar la pandemia. En este sentido consideró que la Cuudad “tomó la decisión -por licencias que otorgó el Presidente de la Nación- de autorizar la apertura de comercios y el fin de semana sumó actividades recreativas", pero evaluó que tal vez eso no fue lo ideal. “Tomaron medidas distintas y lo que veíamos como riesgo... son cosas de sentido común: cuando crecen los casos se tiende a ser mas rígido, no más flexible”, sugirió. 

También declaró que “Si en la Ciudad van a abrir los comercios, que no vaya a trabajar la gente de la provincia de Buenos Aires”

"Cuando hay dos zonas contiguas donde en una hay más circulación que en la otra, la idea es que no haya intercambio viral. No es un invento mío ni algo difícil de explicar... si en el departamento de al lado de tu casa hay gente contagiada, no vas a ir a tomar el té”, declaró el gobernador. 

"La realidad objetiva es la cantidad de casos de la enfermedad. Esto no es culpa del gobierno de la Ciudad, pero el coronavirus esta afectando muy fuerte a la ciudad de Buenos Aires, que tiene casi 3.000.000 de habitantes en 200 metros cuadrados y (diariamente) registra el doble de casos que la Provincia, donde somos 17 millones; solo en el conurbano hay 7 millones, o sea que los casos están muy concentrados en los centros urbanos”, finalizó.