En la sesión ordinaria del Senado de la nación, donde se trata la modificación  del Impuesto a las ganancias, medida que beneficiará a más de un millón de trabajadores, la titular del cuerpo, Cristina Fernández, tuvo que parar los gritos de la oposición. 

Durante la alocución del presidente del bloque del Frente de Todos, José Mayans, miembros de la oposición interrumpían a los gritos, reclamando acerca de un supuesto orden de comunicación. Mayans, ante esto reclamó, "Por favor presidenta, estoy hablando." 

Inmediatamente CFK, prendió su micrófono y dijo: "La que dirige la sesión, por lo menos cuando esté vigente esta Constitución, soy yo"

Luego continuaron las quejas en la misma línea y Cristina Fernández cerró los reclamos diciendo: "Perdón, perdón, perdón... por una moción de preferencia tiene lapalabra el senador Coobooos"

El proyecto impulsado por el Gobierno eleva el mínimo no imponible del impuesto a las ganancias a 150 mil pesos brutos y, en el caso de los jubilados, comenzará a pagarse a partir de los ocho haberes mínimos y ya no de los seis. Se espera que sea aprobado esta noche por amplia mayoría, pese a algunos planteos de la oposición.