El presidente Alberto Fernández, encabezó junto a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, su jefe de ministros Juan Manzur, y el ministro de Agricultura Julián Domínguez, la presentación de la Ley de Fomento del Desarrollo Agroindustrial. 

El proyecto impulsa con distintos incentivos una mayor articulación entre el sector agropecuario, la industria alimentaria y el desarrollo tecnológico alrededor de este vínculo entre ambos sectores. Esta integración producirá más empleo, más valor agregado y mayor estímulos para inversiones. 

Según las palabras del propio Fernández, esta ley implica "campo con más tecnología, más producción y la industria asociada al campo, para producir alimentos industrializados" 

Este proyecto fue producto de un trabajo coordinado con 60 entidades agropecuarias en el seno del Consejo Agroindustrial. "La ley reivindica la cultura del encuentro, una mesa común donde sentarnos a construir las políticas que hacen falta para que la Argentina sea el país que merecemos vivir", indicó Fernández en este sentido. 

"Quiero que dejemos de lado a los cultores del 'no se puede' y que podamos construir entre todos, porque es hora, y porque la pandemia alguna enseñanza nos tiene que haber dejado de que podemos construir el país que nos merecemos", expresó el mandatario. 

"Necesitamos exportar para que las divisas ingresen al país, máxime cuando cargamos con una deuda tan enorme como la que nos han dejado", remarcó.

Por su parte Julián Domínguez destacó el trabajo de su antecesor Luis Basterra en la elaboración integral de esta ley y remarcó la "obligación de cuidar el interés general y la seguridad alimentaria de los argentinos" al tiempo que llamó a la responsabilidad de "administrar con inteligencia los saldos exportables del sector".