La intervención de la AFI anunciada por Alberto Fernández el 10 de diciembre de 2019 en su discurso de asunción, comienza a dar sus primeros frutos. La interventora Cristina Caamaño, reveló en un informe que llevó ayer al propio presidente y al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, que más del 55% del total de agentes del organismo de inteligencia fueron nombrados a partir de 2016 bajo la gestión de Cambiemos. 

En total son unas 700 designaciones, de las cuales 500 incluyen pases a planta permanente y el dato que más sorprendió a la nueva gestión es que del total de 1400 efectivos de la agencia más de la mitad fueron nombrados por Gustavo Arribas, amigo personal del ex presidente Mauricio Macri. 

Esto significa que la gestión macrista sumó más agentes a la agencia que el total que había alcanzado en los 32 años de democracia, de Alfonsín a Cristina. 

El escándalo no termina ahí. "Del total que ingresó durante la gestión Arribas, el 82% lo hizo en planta permanente y el 70% de esos casos lo hicieron entre las PASO del 9 de agosto y el recambio presidencial del 10 de diciembre" consignaron al periodista Pablo Ibáñez, fuentes del gobierno. 

El jefe de Gabinete instó a la revisión de cada designación a la nueva interventora y para el 15 de enero se sabrá el destino de cada caso.