Tanto en Senkata, El Alto y como en la ciudad de La Paz, el gobierno de facto de la autoproclamada presidenta Jeanine Áñez ordenó la brutal represión de los ciudadanos Bolivianos que salieron a manifestarse a las calles contra el golpe de Estado y dejó el trágico saldo de ocho víctimas tan sólo en la jornada de ayer.

Es por esto que el presidente legítimo Evo Morales advirtió a la Organización de las Naciones Unidas y a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos por el baño de sangre que está llevando el gobierno de facto.

"La dictadura de Áñez, Camacho y Mesa ya ha provocado 30 muertes y decenas de heridos con represión de la Policía y FFAA. Hago un llamado a la CIDH y a la ONU a denunciar y frenar esta masacre de hermanos indígenas que piden paz, democracia y respeto a la vida en las calles", ratificó Evo en su cuenta de Twitter.

Evo Morales Ayma on Twitter

Esta mañana, el ministro de Defensa del gobierno de facto, Luis Fernández Julio, había asegurado que "el Ejército no disparó ni un solo proyectil", pero sin embargo los videos que circularon en las redes dejaron en evidencia el feroz accionar por parte del Ejército y la Policía.

Misión Verdad on Twitter