En una maniobra repudiable y antidemócrática, la oposición a Evo Morales, comandados por Luis Fernando Camacho irrumpieron en la Casa de Gobierno de Bolivia por la fuerza y consumando así el golpe de Estado. 

Las Fuerzas Armadas respaldaron esta maniobra y exigieron en conferencia de prensa la renuncia del mandatario Evo Morales. Según trascendió en varios medios, Morales se subió al avión presidencial y llegó a Chimoré, Tópico de Cochabamba.

El escándalo se desató luego de que Evo llamara a repetir nuevamente las elecciones y descartar todas las dudas que generaron algunos informes de la OEA.