El gobierno de la provincia de Buenos Aires, liderado por el gobernador Axel Kicillof, tomó una decisión acerca de un aumento que iba a regir desde el 1 de enero. Se trata del impuesto a los ingresos Brutos sobre servicios digitales prestados desde el exterior, que había dictaminado el gobierno de María Eugenia Vidal. El emblema de este impuesto era el recargo sobre la plataforma Netflix por lo cual se conocía como "impuesto Netflix" 

El ejecutivo provincial decidió frenar este aumento hasta el 1 de abril, las causas que se aducieron para frenar el aumento es que por cuestiones operativas en la administración aún no se iba a poder implementar. 

Esto se oficializó esta mañana a través de un decreto en el Boletín Oficial de la provincia en la Resolución 1 de la Agencia Recaudadora de la provincia de Buenos Aires. (ARBA) 

La medida adoptada por el gobierno de Vidal determinaba que "las entidades que sean contribuyentes del Impuesto sobre los Ingresos Brutos, que faciliten o administren pagos al exterior de los servicios previstos en el artículo 184 bis del Código Fiscal, a favor de sujetos prestadores no residentes en el país, y el BAPRO actuarán como agentes de liquidación e ingreso de Ingresos Brutos que corresponda a los usuarios de tales servicios en su carácter de responsables sustitutos".