El jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, comenzó el año despidiendo a 80 agentes de tránsito, la mayoría de los cuales habían reclamado mejores condiciones laborales el año pasado tras la muerte de Cinthia Choque, quien murió tras ser atropellada mientras cumplía sus tareas en condiciones de precariedad. 

“Los trabajadores de tránsito tenemos contratos de un año, lo que le permite al gobierno despedirnos sin ningún motivo. Son despidos encubiertos”, explicó Marcos Gómez, uno de los referentes de los agentes despedidos. 

“Es una persecución política. La mayoría de los despedidos estábamos organizados y reclamando”, agregó Gómez quien denunció además que SUTECBA, gremio que debería defenderlos, les dio la espalda.

“Tenemos un recurso de amparo presentado en la Justicia con una medida cautelar que obligaba al gobierno no desvincular a nadie, pero la Ciudad hizo caso omiso”, relató el agente.