El expresidente de BrasilLuiz Inácio Lula Da Silva, quedó en libertad y se dirigió a sus seguidores, que lo fueron a respaldar luego de estar en prisión durante 580 días. Con papeles en mano, para no olvidar ninguna parte de su mensaje, el dirigente se mostró emocionado por volver a estar en la calle.

"No tienen dimensión del significado de estar aquí con ustedes", le manifestó Lula a los presentes, atravesado por una gran emoción. 

Luego de apuntar contra "sectores podridos" del Estado, la Fiscalía, la policía y el Poder Judicial por "criminalizar la política", el expresidente brasilero aseguró: "No pensé que el día de hoy podría estar aquí". 

Sobre el final, Lula le agradeció a todo el equipo que lo acompañó durante todo este tiempo e hizo posible su libertad, y principalmente a los militantes del Partido de los Trabajadores.