El ex presidente, Mauricio Macri, rompió el silencio que se había auto impuesto luego de perder las elecciones el año pasado y compartió una columna de opinión en el diario La Nación para compartir su "inquietud sobre la dolorosa y delicada circunstancia que atraviesa la República Argentina".

"Las autoridades al frente del Poder Ejecutivo Nacional vienen desplegando una serie de medidas que consisten en el ataque sistemático y permanente a nuestra Constitución", acusó Macri a la administración que le impidió la reelección tras las elecciones en primera vuelta de 2019.

El ex presidente consideró que el gobierno tomó un "rumbo que deja al descubierto la intención de establecer un Nuevo Contrato Social en la Argentina con principios dominantes inéditos".

Allí el ex mandatario enumeró las situaciones en la que creyó que son negativas para el país: "Se vulnera el equilibrio de los poderes del Estado para el pleno funcionamiento de la República, porque no se respetan los reglamentos de las cámaras del Congreso Nacional para debatir y sancionar las leyes. Se pretende condicionar al Poder Judicial con una reforma que ya tiene media sanción en el Senado de la Nación y que será tratada en la Cámara de Diputados en las próximas semanas. Se han debilitado los organismos de control existentes en la órbita del Estado con el riesgo de reiterar la falta de transparencia en la gestión de los organismos públicos. Retrocede el federalismo en la Argentina, porque el oficialismo condiciona a los gobernadores de las provincias cualquiera sea su signo político y los extorsiona con el envío de los fondos necesarios para administrar sus distritos si no cumplen con lo exigido por el Poder Ejecutivo Nacional, lo que fue coronado con la reciente e indignante presión al Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires", afirmó.

Además, atentó contra las medidas sanitarias del gobierno, que implican el aislamiento social obligatorio: "Cede el respeto a nuestras libertades individuales para que el debate y las opiniones no encuentren condicionamientos ni censura, porque la libertad de expresión es una institución democrática peligrosa para un gobierno personalista. Se utilizan las restricciones sanitarias para impedir la libre circulación de los personas, y solo pueden hacerlo aquellos que estén habilitados a extender una declaración jurada que se debe someter a la consideración de las autoridades".

En otro segmento de su publicación, Macri hizo acusaciones conspiranóicas: "Lo que se busca es el control social y evitar que los ciudadanos manifiesten su disconformidad con las medidas que se toman y que perjudican a amplios sectores de una sociedad exhausta de obedecer decretos que atentan contra su bienestar general. No se puede producir ni trabajar para llevar el pan a la mesa de las familias argentinas, porque la idea es avasallar a la clase media para conseguir clientes dependientes del favor del Estado para poder sobrevivir", escribió. 

"Veo ciudadanos movilizados y atentos que han ganado las calles", aseguró el ex presidente, quien celebró las manifestaciones en plena pandemia, que multiplican los contagios y las muertes. 

Por último, se subió a la carrera electoral y le marcó la cancha a Horacio Rodríguez Larreta, el Jefe de Gobierno porteño, que había intentado posicionarse en su anuncio de la semana como el líder de la oposición: "Para defender la Constitución ninguno de nosotros va a dejar de estar, hoy y siempre. Estamos a tiempo. Para defender el presente y para ganar el futuro".