El actual ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, viene mostrando un alto perfil mediático, que incluyeron algunos cruces innecesarios con funcionarios nacionales. 

En el día de ayer, se dio a conocer una polémica decisión del funcionario provincial, ya que confirmó la continuidad de Juan Manuel Lugones al frente de  Agencia de Prevención de la Violencia en el Deporte (APREVIDE). Lugones fue designado durante la gestión macrista. 

Berni justificó su decisión en los medios: “Hablé con todas las personas involucradas en el mundo del fútbol y estaban muy conformes con el trabajo realizado por Lugones. La gran mayoría de los clubes del distrito, la AFA, gente que está cerca del fenómeno, me relató los progresos que se habían dado en la materia en estos años. Entonces no veo por qué cambiar lo que funciona bien y sólo se ajustará lo que se necesite”.

Lugones había presentado la renuncia, pero Berni no se la aceptó y ratificó su continuidad. El funcionario declaró a la prensa que sólo buscó el aval del predecesor de Berni, Cristian Ritondo para seguir en el cargo: "Cuando me ofrecieron continuar, sólo pedí dos cosas: la autorización de quien me había convocado por primera vez, Cristian Ritondo, y la seguridad de que la lucha contra los barras seguiría siendo prioridad. En ambas cosas obtuve respuestas positivas. Berni fue muy claro conmigo: odia a los barras y quiere un fútbol con la familia en la cancha y la vuelta progresiva del visitante. Es el mismo objetivo con el que encaré esta tarea desde 2016 y continuaremos por esta senda”, confirmó Lugones.