Un discurso de Alberto Fernández desató el debate en las redes, debido a una tergiversación que realizaron algunos medios de comunicación. El presidente cuestionó el concepto de meritocracia para priorizar la igualdad de oportunidades y derechos para todos. 

"Lo que uno más debería desear como argentino es que cada argentino tenga la oportunidad de nacer, de crecer, de estudiar, de trabajar, de construir una familia, de estudiar en una universidad local, de vivir feliz en la provincia donde ha nacido y de morirse feliz, después de haber vivido bien en la provincia donde ha nacido.", manifestó el presidente ayer. 

"El día en que eso pase habremos descubierto que la Argentina le ha dado oportunidades a todos por igual. Lo que nos hace evolucionar o crecer no es el mérito, como nos han hecho creer en los últimos años, porque el más tonto de los ricos tiene muchas más posibilidades que el más inteligente de los pobres. Y entonces no es el mérito, es darle a todos las mismas oportunidades de crecimiento y desarrollo. Mientras eso no ocurra en la Argentina no podemos estar tranquilos con nuestras conciencias", expresó el mandatario. 

Un recorte malicioso del discurso, titulando "Lo que nos hace crecer y evolucionar, no es el mérito" tuvo fuerte repercusión en laa redes. Esto fue utilizado por algunos referentes opositores para cuestionar al presidente. 

El ex presidente Mauricio Macri, fue uno de ellos que retuiteó un mensaje de Mario Negri quien hace claro uso del mensaje recortado. 

Mauricio Macri on Twitter

El extenso mensaje de Negri, hace planteos tendenciosos y absurdos si se tiene en cuenta la clara intención de Alberto Fernández con sus palabras.

A continuación las palabras de Negri. 

"Con mucho dolor leí ayer las declaraciones del Presidente y pensé en lo equivocado que está quien conduce hoy el país. Sus conceptos están reñidos con nuestra historia. 
En Argentina nació la patria con la inmigración. Aquí vinieron a trabajar nuestros bisabuelos porque en sus países no había futuro. En Europa había nobleza, había ricos y había guerras. Ellos querían cambiar y PROGRESAR.
No hay progreso sin la idea de mérito. Mérito es buscar valores. Ellos querían progresar. Y el reconocimiento que buscaban lo proyectaban en sus hijos. A ellos se sumó Sarmiento. Había que educar a todos para que todos progresaran.
Las sociedades sin mérito no son igualitarias. Son espacios poblados por individuos. No por personas. Y por encima del individuo los tutela el poder.
Sin progreso lo que queda es el estancamiento. Sociedades estáticas. Conducidas por tiranos, reyes o sacerdotes. Ellos se arrogan el derecho sobre personas y cosas.
Si no hay mérito, ¿para qué educarse? ¿Si no hay reconocimiento para qué mejorar? 
Sin mérito no hay ciencia. ¿Para qué saber? ¿Para qué descubrir? 
Sin mérito se vive en una anomia eterna. ¿Es eso lo que quieren?
Condenar el mérito es condenar a un país a la chatura. Sin mérito no hay esfuerzos, ni individuales ni colectivos."