Fuentes cercanas al gobernador electo Axel Kicillof y a su vice, Verónica Magario, dan por sentado que la asunción y el traspaso de mando se realizará el día 11 de diciembre, un día después del programado constitucionalmente. 

Los motivos que dan en el entorno de Kicillof son simples: la asunción de Alberto Fernández el 10 de Diciembre será una larga jornada que se espera que dure desde la mañana hasta bien entrada la noche. La última actividad agendada es la salida de la fórmula presidencial a las 19hs al balcón de la Casa Rosada, pero se especula que sea aún más tarde. 

Esta larga jornada mantendrá ocupados a gran parte de los dirigentes políticos, en especial a los de la provincia de Buenos Aires y si bien el trayecto hasta La Plata se completa en menos de una hora en automóvil, la logística del operativo y la espera de la presencia de todos demandaría más tiempo. Además se especula con que en la ceremonia esté presente Cristina Fernández de Kirchner, quien no podría estar el 10 de Diciembre.