Claudio Tinari, un empresario gastronómico, está acusado del delito abuso sexual con acceso carnal, luego de que una de sus empleadas lo denunciara por violarla en el hotel donde hospedaba a todo su staff en la calle Del Cangrejo. Tinari era dueño de la concesión del restaurante Botavara en Pinamar. 

En las últimas horas se dieron a conocer una serie de testimonios y audios que complican seriamente a Tinari, quien fue detenido por pedido del fiscal Juan Pablo Calderón

Según las declaraciones de la denunciante, "nos contrató a nosotros para trabajar, siempre les dice cosas a las mujeres y también las usaba a mis compañeras de trabajo, les conseguía droga para aprovecharse de ellas. Una vez yo estaba hablando con un mozo en la barra, y mi jefe pasó y me pasó el dedo por la cola, desde abajo hacia arriba, como marcando la costura del pantalón, yo me quedé dura y no supe reaccionar”, fue lo primero que declaró la chica cuando fue a realizar la denuncia. 

 

Se obsesionó conmigo, decía que nadie se acercara a mí, les decía eso a los demás empleados en mi presencia, como que yo era de él y yo estaba prohibida para todos”, dijo sobre el empresario, que alquiló habitaciones en el Hotel Trinidad para sus empleados. 

El testimonio de la empleada fue revelador: "el 22 de diciembre del 2020, tipo 21 horas, Claudio nos trajo en su auto, él manejaba y siempre nos llevaba hasta el hotel desde el balneario a mí y a dos compañeros y los otros chicos venían en un remís. Cuando llegamos al hotel, yo subí a mi habitación y él se quedo afuera como para irse. Yo me estaba terminando de bañar y escucho que alguien entra a la habitación”

“Estaba Claudio, me agarró del brazo izquierdo, se desabrochó el pantalón, estaba sin calzoncillos y me dijo ‘callate, no grites, no digas nada, así no se escucha nada, que va a ser rápido’, me sacó la toalla de un tirón, me empujó a la cama y se me subió encima, me tapo la boca, yo intenté defenderme, trataba de sacármelo de encima pero es mucho más grande y pesado que yo, y aparte le tenía miedo, tenía miedo que me lastimara, entonces me tapó la boca, y me penetró”, luego detaló que lo hizo sin usar preservativos.

“Cuando él terminó, yo me levanté, salí corriendo y me encerré en el baño, y esperé a que se fuera. Sentí que abrió la puerta y se fue sin decir nada. Después de eso, me sentía sucia, tenía mucho miedo, volví a bañarme, tenía asco, y después me vestí y me fui a la pieza de los chicos”, según relató la empleada, no pudo contar nada hasta el momento de la denuncia. 

Luego de la denuncia comenzaron a filtrarse una serie de audios que dejan al descubierto al abusador y en la ampliación de la declaración, la denunciante detalló: “En un momento que nos quedamos solos en el deck, en realidad él me llamó para hablar cosas de trabajo, hablar de precios y menúes, me dijo ‘¡al menos decime si te gustó o no te gusto!’, y yo me di vuelta y me fui”.