Los jóvenes Jesuan Monzón y Franco Zampini permanecen detenidos desde la semana pasada por la agresión al esquiador Tiziano Gravier, hijo de Valeria Mazza, a la salida de un boliche en la ciudad santafesina de Rosario. La madre de uno de ellos habló y se enojó por la decisión de la Justicia de que continúen tras las rejas de forma preventiva.

"Mi hijo y Franco pagan por algo que estuvo mal, pero el trato de delincuentes que tienen no es lo que debe ser, ni a los delincuentes los mandan 90 días presos”, marcó Elisabet, madre de Monzón, en diálogo con La Capital de Rosario.

Además, aseguró su hijo está "muy mal anímicamente" y habló de sus antecedentes penales: "Nunca tuvo ni siquiera una multa de tránsito, ni hablar de antecedentes penales. La ley debe ser dura para los que lo merecen. Esta doble vara es insoportable”.

Ante la consulta de qué le dijo Jesuan sobre lo sucedido, precisó: "Lo que me contó es que él salió a fumar y este chico, Tiziano, lo miraba. Hasta que en un momento le dijo a Jesuán: ‘¿Qué mirás bobito?’".

Y amplió: "Entonces se acercó Franco y Jesuan le dijo: ‘Este me bardeó’. Y seguro algo más les dijeron. Después pasó lo que se vio en la tele: se acercaron y le pegaron".

Por último, lanzó: “Sería bueno un antes y un después en las agresiones y que la Justicia actué así en todos los casos, pero sé que eso no va a suceder".

¿Qué le pasó a Tiziano Gravier?

Tiziano Gravier sufrió una brutal golpiza a la salida de un boliche en Rosario por un grupo de jóvenes que lo ataco casi sin mediar palabra, provocándole una fractura en su mandíbula. El hijo de la modelo estuvo internado en un sanatorio local y tuvo que ser trasladado a Buenos Aires, donde lo operaran en los próximos días.

El deportista profesional de esquí alpino se encontraba junto a su familia en la provincia de Santa Fe, hasta donde habían viajado para asistir al cumpleaños de su abuela.

En ese contexto, el chico fruto de la relación entre Mazza y el empresario Alejandro Gravier asistió hasta la puerta de un local bailable ubicado en la esquina de las calles Brown y Francia para reunirse con amigas que ya estaban en el lugar, pero al llegar fue atacado por desconocidos, aparentemente por su forma de hablar.

El abogado de Tiziano, Germán Pugnaloni indicó que la lesión que tiene el joven "es grave, es una fractura de mandíbula con desplazamiento" y aseguró que hasta ayer por la noche, los agresores continuaban prófugos. 

“Estuvo 24 horas internado en el Sanatorio Británico y hoy fue trasladado al Hospital Austral, en Buenos Aires, donde el miércoles va a ser intervenido. Seguramente le acomodarán la mandíbula y le pondrán alguna placa de titanio. Es lo que se estila en este tipo de casos. La recuperación de este tipo de lesiones es muy lenta”, añadió el letrado.

El ataque

Según Pugnaloni, Gravier no cruzó palabras con sus agresores, sino que “fue hasta la puerta de esta disco a buscar a unas amigas, a unas chicas que conocía de Buenos Aires y como ahora habían coincidido todos en Rosario concretaron este encuentro”.

“Se estaban retirando y estas personas les dijeron algo, que es gravísimo, tristísimo, le dijeron ‘tincho’, que es algo que hoy se utiliza en la jerga para estigmatizar a un chico de clase media y media-alta. Aparentemente lo han escuchado hablar, tal vez con un tono que no es frecuente para la ciudad de Rosario, y por ese solo hecho lo agredieron y le dieron esos dos golpes de puño que tuvieron esta terrible consecuencia”, contó el abogado.