El crimen de Fernando Báez Sosa a la salida de un boliche en Villa Gesell, sigue manteniendo en vilo a la sociedad y cada nueva información que se filtra sobre los rugbiers detenidos en Dolores genera gran repercusión. 

En el día de ayer, los padres de los acusados pudieron realizar la tercer visita a sus hijos en el penal. Allí despertaron el recelo de los familiares de otros internos del penal: "A ellos ni los revisan, pasan así nomás. Cuando traemos yerba, harina o sal, nos abren los paquetes, revisan todo, pero estas familias entran al penal con lo que quieren"

Luego, un guardia de seguridad del penal, reveló un insólito pedido que habían hecho a sus padres. "Pidieron playstations y un aire acondicionado portable." Esta solicitud insólita revela que los asesinos de Fernando sufren las altas temperaturas y el lento paso del tiempo en el penal. 

 Por otro lado también se supo que los jóvenes todavía duermen en el salón situado junto a la oficina de control, contigua al pabellón evangélico, el más tranquilo del penal.