Un hecho insólito sucedió este martes en una de las formaciones del Tren Roca, que conecta la zona sur del conurbano con la Ciudad de Buenos Aires. 

Un hombre que volvía de trabajar se quiso acostar a dormir sobre los dos asientos del tren, pero se le quedó trabada la cabeza en el apoya brazos, por lo que tuvieron que socorrerlo. 

La formación estuvo detenida en Villa Elisa por 20 minutos luego de identificar el problema. Tuvieron que intervenir los encargados del tren y pudieron sacarlo tras varios intentos.

Según trascendió, el joven intentó dormirse en los dos asientos y al momento de acomodarse encastró su cabeza en uno de los apoyabrazos. Asimismo, se informó que el hombre no sufrió ningún daño y una vez a salvo, se reanudó el servicio.

Cosas del Roca