En un extravagante episodio en una cárcel de mujeres en Nueva Jersey, en Estados Unidos, dos presas quedaron embarazadas tras mantener relaciones sexuales consensuadas con otra compañera interna transgénero, lo que revivió el debate sobre una ley aprobada que permite a los detenidos sean alojados en las prisiones de acuerdo con su identidad de género.

El sitio NJ.com informó que ambas mujeres embarazadas pudieron quedar en esa condición tras tener “relaciones sexuales consentidas con otra persona encarcelada”, afirmó Dan Sperrazza, director ejecutivo de asuntos externos del Departamento de Correcciones del estado. 

El representante no identificó a las involucradas, aunque el medio local revela que el Centro Carcelario Edna Mahan, donde están las mujeres, alberga a 27 personas que se identifican como transgénero.

La situación se produce un año después de que el estado promulgara la política de inclusión en las cárceles para permitir que los arrestados estuvieran en lugares en base a su identidad de género, indicó New York Post.

Además, el mismo medio reporta que el centro penitenciario no exige que las internas transgénero hayan pasado por una intervención quirúrgica para que sean ingresadas a las celdas con otras reclusas.

Tras tener relaciones con una presa trans, dos mujeres quedaron embarazadas en la cárcel

La cárcel en cuestión reporta 800 personas internas, incluyendo las mujeres transgénero, las cuales ingresaron tras una demanda de derechos civiles en la entidad estadunidense. 

La legislación fue parte de un acuerdo de una demanda de derechos civiles presentada por una reclusa que fue obligada a vivir en prisiones para hombres durante 18 meses. Ella denunció que no la protegieron de otros reclusos que la acosaban y abusaban. Unas semanas después de la denuncia, esa presa fue trasladada al Centro Correccional Edna Mahan.