Finalmente el juez de Garantías David Mancinelli, dictaminó la prisión preventiva para los ocho rugbiers detenidos por el crimen de Fernando Baéz Sosa y se define su situación judicial. 

Tras la larga espera y la obtención de pruebas que incriminan fuertemente a los acusados, el magistrado Mancinelli tomó la decisión y los jóvenes seguirán en prisión. 

La defensa a cargo de Hufo Tomei, pedirá que la prisión sea domicialiaria y con monitoreo electrónico. Se trata de Máximo Thomsen (20) y Ciro Pertossi (19), acusados de ser "coautores" del crimen; y Blas Cinalli (18), Luciano (18) y Lucas Pertossi (20), Enzo Comelli (19), Matías Benicelli (20), y Ayrton Viollaz (20), considerados por la fiscal como "participes necesarios".