Chapelco, Catedral, Bayo y Castor avanzan con opciones en diversas variantes de esquí adaptado. Propuestas que contemplan todas las discapacidades, ya sean motrices, cognitivas o sensoriales.

Con la idea de que todos puedan disfrutar de la nieve, cada vez más Centros de esquí ofrecen a sus visitantes la alternativa del esquí adaptado.

Chapelco, por ejemplo, es uno de los precursores en la materia: hace más de 20 años que cuenta con una escuela que ofrece clases y equipos para distintos tipos de capacidades especiales. Y, en sintonía con esto, creó el encuentro Molly O’Brien, del que participan atletas que compiten en las distintas modalidades: sentados; tres huellas; cuatro huellas; e impedidos visuales y auditivos, así como cognitivos. También ha sido escenario del Campeonato Internacional Paralímpico organizado por el Comité Internacional Paralímpico de Esquí Alpino, la FASA (Federación Argentina de Ski y Andinismo) y el COPAR (Comité Paralímpico Argentino). Más info: eea.chapelco.com.

Catedral, por su parte, llevó a cabo esta temporada su primera clase de esquí inclusivo, organizada de manera conjunta por la escuela Fire on Ice, la Fundación Challenge Argentina y Catedral Alta Patagonia. En la misma participaron un grupo de egresados de un colegio de Beltrán, Santa Fe, entre los cuales había un alumno con discapacidad que pudo esquiar en una silla adaptada junto a todos sus compañeros. La clase general fue dictada por Germán Vega, el primer instructor de esquí convencional en silla de ruedas del mundo (catedralaltapatagonia.com).

En el caso de Bayo, también apuntan a proporcionar instrucción y a estimular el desarrollo de nuevas habilidades en personas con discapacidades tanto físicas, como mental y/o sensorial. Y lo hacen armando clases de acuerdo a las necesidades de cada alumno (cerrobayo.com.ar/actividades/skiAdaptado/).

Por último, Castor posee un gran centro de esquí inclusivo, el cual cuenta con la mayor accesibilidad del país: las personas con discapacidad pueden llegar al cerro en su auto y ubicarse a metros del embarque/medios de elevación, porque el estacionamiento está diseñado para que se acerquen casi hasta la salida de la silla.

Además, los sanitarios también tienen un fácil acceso en sillas de ruedas en varios paradores del centro de esquí. Y su Escuela de Esquí cuenta con programas de medio día durante la mañana y la tarde, los cuales contemplan diversos tipos de discapacidades, como física o motrices; cognitiva; sensorial (auditivas o visuales); e intelectuales. Y, como materiales, cuentan con un by esquí y estabilos para poder trabajar con amputados (cerrocastor.com/escuela-ski-snowboard).