Majo Garufi / Especial para Todo Verano

Las arenas del sur de Mar del Plata, además de recibir un buen número de recitales también es epicentro de diferentes prácticas deportivas, como por ejemplo el Beach Pato, que se llevará a cabo mañana en el parador Helena Beach, en la rotonda del faro. 

El también denominado Pato de picadero se juega con dos equipos de tres jugadores cada uno. El promedio de Handicap es de cinco goles y utilizaran los mismos caballos que estos jugadores utilizan para la temporada oficial del deporte dentro del circuito nacional. 

Se realizarán cuatro tiempos de cinco minutos con descanso de 3, y al finalizar se hará la entrega de premios y brindis para el equipo ganador, mejor jugador y goleador.

Los jugadores con diez goles de ventaja son Ariel Tapia, Sergio Alberti, Nicolás y Facundo
Taberna, deportistas aguerridos que dan magníficos espectáculos y desde hace años conforman uno de los equipos que juega la Final en el Abierto Argentino de Palermo, en diciembre.

La actividad que ya se desarrolló en Villa Gesell, responde a la reivindicación del denominado Deporte Nacional, declarado en 1953 como Patrimonio cultural de la Argentina y declarado de Interés Nacional y Provincial. 

 

 

Si bien el deporte tiene 400 años y la FAP se ceo en el año 1941, en el país el primer partido, según documentos de la época, se realizó en 1611 donde hoy es la Manzana de las Luces, en CABA. Luego estuvo prohibido por décadas. Incluso Juan Manuel de Rosas lo prohibió ya que no existían reglas claras del juego. 

En 1930 se confecciona el primer reglamento de Pato a efectos de reordenar el juego y el cuidado del Jinete y el Montado.  Hoy se juega en la mayoría de las provincias argentinas y cuenta con más de 25 campos de Pato y aproximadamente 1000 jugadores federados.

El juego en el circuito nacional se desarrolla en una superficie de 220mx 80m con cuatro jugadores por equipo, con seis tiempos de ocho minutos.