Majo Garufi / Especial para Todo Verano

Con un feriado de cuatro días por los festejos de carnavales, y múltiples actividades como el Corso Central, recitales, espectáculos, teatro, los festivales y, por supuesto, la gastronomía, el sol y la playa, este fin de semana largo presentó una gran afluencia de público a Mar del Plata. Federico Scremin, presidente del Ente Municipal de Turismo de Mar del Plata, señaló que “la ciudad ha tenido un muy buen ingreso de 287.032 turistas que eligieron la ciudad, lo cual es un 13,4% más que el mismo fin de semana del año anterior. Los datos de este año se encuentran por encima del promedio histórico del fin de semana de carnavales, que es de 277.393 arribos”.

El titular del EMTur agregó que “la ocupación hotelera global fue del 86,9%, un 7% más que el año pasado y con un promedio diario de 44.688 plazas ocupadas. En ese sentido, los diferentes atractivos, centros comerciales y corredores gastronómicos de la ciudad registraron una alta presencia de turistas”. Scremin finalizó diciendo que "la ciudad se preparó para que el visitante disfrute cuatro días inolvidables donde el mar, las playas, las sierras, las lagunas, los espectáculos, la gastronomía, los recitales y eventos deportivos, la recreación, los museos y mucho más, reafirman que somos una ciudad que lo tiene todo".

Ventas: un poquito mejor

Según los datos que arrojan las encuestas realizadas por el Departamento de Estudios Sociales y Económicos (DESE) de la Unión del Comercio, la Industria y la Producción (UCIP) de Mar del Plata, las ventas de Carnaval de este año -en comparación con el año pasado- no sufrieron grandes modificaciones. La variación porcentual en unidades vendidas fue del 3,97%, lo que indica que no fue proporcional a la cantidad de turistas; y si bien hubo un leve aumento en unidades comparado con Carnaval del 2019, el ticket promedio bajó y se situó en los $700.

El presidente de UCIP, Raúl Lamacchia, indicó que “los comerciantes han resaltado que en comparación con el año pasado este Carnaval han visto una mayor afluencia de público visitante pero que se ha volcado a disfrutar de las actividades gratuitas y ha decidido no hacer grandes gastos. Es decir, que si bien en las zonas comerciales se percibió una mayor cantidad de público recorriendo las calles no se trasladó ese movimiento a ventas concretas”.