Majo Garufi / Especial para Todo Verano

Los emprendimientos inmobiliarios premium llegaron a Mar del Plata para explayarse y conquistar a los ciudadanos que buscan habitar lugares con servicios y características entre la exclusividad y el lujo, lejos de las grandes urbes y cerca de la naturaleza y la seguridad. 

 “Invertir en ladrillos” es parte de la idiosincrasia más arraigada en el argentino. Y hasta hace poco tiempo Mar del Plata y sus alrededores eran lugares casi vírgenes en cuando a barrios cerrados. Hoy, realmente La Feliz vive un boom de estos emprendimientos, con más propuestas en el sur pero también ahora en el norte y hasta en el centro de la ciudad, todos con características de alta categoría, pero cada cual con su estilo.

 

Developer Park.
Developer Park.

 

Por ejemplo, para aquellos que quieren comprar y no preocuparse por la construcción de la casa, de la mano del jinete Agustín Galli, el imponente y reconocido espacio para la equitación y el polo Haras de Santa María del Mar, ubicado en Barrio Acantilados a mil metros del mar, da surgimiento a Casonas del Haras. Si bien tiene un sector tradicional de lotes (54 hectáreas – 371 lotes de 600 a 1000 m2) para la conformación de un barrio privado con viviendas unifamiliares, otro permite a los interesados en casas o departamentos, recibir la propiedad totalmente construida llave en mano. Estas propiedades se encontrarán en un predio de 7 hectáreas dentro del Haras donde el grupo desarrollador construirá su infraestructura, amenidades (pista de salto/caballerizas, house, asador/parrilla, piscina In Out), 23 casas llave en mano y 34 departamentos tipo suites (34 m2),  de 2 (84 m2) y 3 ambientes (125 m2), con amplias terrazas con visuales al Haras. 

Haras Santa María
Haras Santa María

Como plus, el emprendimiento tendrá el mar a 8 cuadras, el golf Acantilados a 300 metros (con quienes firmaron un acuerdo para beneficio de los propietarios) y un convenio con la playa La Reserva. Y, en lo que refiere al Haras, en donde hoy se crían caballos de salto y donde se desarrollan fechas de la Federación Argentina de Salto, anuncian que en marzo/abril estrenará una cancha de polo profesional que permitirá traer el polo de primer nivel a la ciudad.

Ecología y sustentabilidad en familia

Ubicado en el Km 397 de la Ruta Nacional 2, a un minuto del aeropuerto internacional “Astor Piazzolla” y a sólo dos de la rotonda de la avenida Constitución, se erige el Developer Park, “el primer barrio privado premium” de la ciudad. Además de los beneficios tradicionales de estos emprendimientos y amenities vinculadas a la vida al aire libre y el deporte, promete “el resguardo de los recursos naturales, como el reutilizar el agua del lavado de vehículos para riego, la colocación estratégica de paneles solares o contar con un sistema de recolección de residuos con preselección y separación interna, iluminación LED y hasta una red de cloacas con planta de tratamiento propia”, afirmó entusiasta Leo Bagnato, presidente y CEO del Grupo. También hacen hincapié en su moderno sistema de seguridad con triple alambrado perimetral en la totalidad del predio más un innovador sistema de monitoreo propio con cámaras termográficas. 

 

Pinares, en Santa Clara.
Pinares, en Santa Clara.

 

Recuperación histórica en pleno centro

“Son los servicios de hotel cinco estrellas con departamentos”, afirma Pablo Pini de Brickland SA al referirse a uno de los emprendimientos céntricos que más curiosidad y expectativa genera en los marplatenses: el Royal Park. Tras 43 años de oscuridad y abandono en uno de los sectores más transitados de Mar del Plata (Diagonal Alberdi, a 200 metros de Punta Iglesia) esta empresa desarrolladora junto al Arq. Jerónimo Mariani del Estudio Mariani/Pérez Maraviglia/Cañadas, la gran estructura de 14 pisos empezó a “moverse” en 2016 cuando el proyecto se inició y tendrá el cierre de su primera etapa en mayo 2020 cuando se inaugure oficialmente con sus 224 departamentos con respectivas cocheras, distribuidos en dos núcleos de ocho departamentos cada uno por piso, con propiedades de 1 a 3 ambientes. 

La obra tiene tres etapas: la torre principal recuperada, un zócalo comercial con tres locales grandes y la torre 2 sobre calle Santa Fe a futuro. La primera ya está en un 70% con una inversión de 21 millones de dólares, y por las características preexistentes, contará con amenities, lugares de coworking, una pileta de 25 metros, gimnasio, spa, vestuarios, cafetería, sauna seco y plaza seca interna.  El zócalo comercial que acompaña al edificio “será un complemento para quienes lo habiten pero también para rodos los vecinos. Lo estamos enfocando a servicios: supermercados, farmacias, banco, gastronomía. Que esta parte de la ciudad pueda contar con todo eso tras 40 años de abandono. Apostamos en Mar del Plata y por los marplatenses”.

El nuevo norte

Por Ruta 11, Mar del Plata y Santa Clara están cada vez más unidas. El crecimiento de barrios tradicionales y la aparición de proyectos inmobiliarios de alto nivel, convirtieron a la que era una ruta casi desierta hasta hace algunos años, en un corredor habitado y con una cercanía al mar inigualable. Y desde Robles Casas&Campos lo saben.

Uno de los máximos ejemplos de este cambio de fisonomía y crecimiento es el proyecto que se encuentra en las playas del norte, denominado Brisas del Mar, un country y club de campo que tendrá la particularidad de contar con vistas directas al mar, además de 250 lotes amplios de entre 600 y 1000 m2, amenities primer nivel, apuntando al segmento de lujo y a menos de 50 metros del mar, “una posibilidad que no tiene otro barrio de este tipo en ningún punto de la costa”, explicó Francisco Iglesias, broker de la empresa dirigida por el Arq. Cristian Ladanaj.

A metros de la rotonda de Santa Clara del Mar, sobre Av. del Mar, sigue creciendo uno de los primeros club de campo de la zona: Haras del Mar, con 240 lotes entre 600 y 1500 m2, “amenities y áreas compartidas de excelente calidad, con un pago de expensas muy accesible, similar al de un departamento”, indicaron desde Robles, antes de presentar uno de los espacios más destacados del sector y con una historia muy particular: Pinares de Santa Clara, un barrio bosque sin régimen de country: “Si bien tiene una traza perimetral, no cuenta con amenities ni espacios comunes. Y los terrenos son muy amplios, de 2000m2”. ¿Cuál es la particularidad? “Es un deseo que comenzó hace 30 años cuando el médico propietario de esas tierras decidió forestarlas, con más de 300 especies arbóreas diferentes, y esperar a que se desarrollaran para concretar el proyecto de lotear y vender. Hoy, son 117 lotes, con una gran tranquilidad y espacio verde”, destaca Ladanaj y añade: “Si conocen el lugar pareciera que están en Villa La Angostura debido a la variedad de especies arbóreas”.