Majo Garufi / Especial para Todo Verano

Lejos de una moda, es un estilo de vida. Y sino: una experiencia. La posibilidad de tener alimentación y conductas más saludables con el propio cuerpo, el medio ambiente y el resto de las personas que nos rodean, ha llegado para quedarse. Mientras en Europa, en Nueva York o en la propia Buenos Aires, los circuitos de restó, espacios alternativos, ferias y cuentas instagramers sobre comida vegetariana, vegana, vegan raw, materias primas orgánicas y yoga, están conformados y aceitados, en Mar del Plata, el impulso de muchos emprendedores desde diferentes sectores, empieza a darle la oportunidad a los turistas internacionales y argentinos, pero sobre todo a los propios marplatenses de conocer nuevos sabores y conductas.

Luleá, indumentaria consciente enfocada en la práctica del yoga y calificada como la mejor Empresa B Certificada del 2018 a nivel país, fue el punta de lanza para Mother Ship, espacio ubicado fuera del circuito céntrico marplatense, en 14 de julio y Gascón, donde confluyen el diseño responsable de indumentaria; No Coffe No Prana, primer café de especialidad de la ciudad y el estudio 14.7 Vinyasa Yoga. Leo Mustafá Al Abed y Mercedes Calo Stapich están al frente de esta esquina fácil de distinguir por sus murales, que comparten con el barista Jeremías Lentini y la instructora Ana Clara Stapich.

Un viejo depósito en abandono, pastizales y muros si sentido, se convirtieron en un espacio de creatividad, producción, trabajo y vida sana. «Somos gente que buscamos un estilo de vida más sustentable. Y encaramos este proyecto más por una cuestión de convicción que desde el lado económico», cuenta Mercedes y remarca que «cuando una persona toma conciencia no hay vuelta atrás. Si te hace click la cabeza te vas comprometiendo más con este estilo de vida saludable. Hay un crecimiento a nivel mundial para estar mejor, conectados con nosotros mismos y el resto, la búsqueda de algo más real y profundo».

Puerta a puerta

Gracias a la existencia de diferentes ferias veganas, los microemprendedores y el público se encuentran o directamente desde sus propias redes sociales. Laila Sibella es @lailacocinanatural en Instagram y propone helados naturales con ingredientes vegetales, tortas gluten free y vegan, yogurt (especialmente el de coco neutro tipo griego sin endulzantes y con probióticos), entre otros productos. Si bien inició su emprendimiento con hábitos vegetarianos, junto a su pareja Mariano, se orientaron a la cultura vegana.

«La prioridad y el foco está en que lo preparado sea lo más natural posible: no utilizamos refinados, hay ingredientes de procedencia agroecológica, las materias primas hacemos por compras comunitarias a través de una red que trae desde diferentes partes del país, las verduras las conseguimos en ferias verdes y microemprendedores de la zona y los probióticos que usamos para los yogures son traídos de Estados Unidos. Tenemos clientes también que se acercan porque son celíacos, intolerantes a la lactosa, mamás que no pueden consumir lácteos mientras amamantan» cuenta Laila.

Creatividad saludable

Fiama Gismano, Karen Arias y Juan Nievas desde la atención al público hasta la cocina (respectivamente) están al frente de Wara Espacio Saludable, en pleno corazón de zona Güemes.

“Cocina vegana y vegetariana”, se lee al ingresar a este restó de Olavarría 2876, con pocos meses de vida y el objetivo de «comer más saludable, con más conciencia. Nació la necesidad de un espacio así en Mar del Plata, con una amplia carta vegana, no sólo para quienes eligen ese estilo de vida sino también nenes que sufren problemas con la lactosa, el gluten, etc. También hay una carta vegetariana y para quienes prefieran carnes hoy pollo, pescado y algún jamón.

La cocina de autor está acompañada por presentaciones deluxe que invitan a animarse y sorprenderse en una experiencia para poner los cinco sentidos a prueba: «El caviar de berenjena sale en una paellera con hojas de pino verde ahumando la mesa. Y el asado de vegetales se presenta en una tabla de quebracho rústico».

Para los más exigentes veganos también hay platos raw food, es decir, crudiveganos, «alimentos que te nutren, con frutas, verduras, deshidratados, nada de cocción que quite nutrientes. Fresco Raw es un sandwich con un pan de germinado de algunas semillas activadas, brotes, trigo sarraceno; es crudo, deshidratado en el horno, contiene láminas de zucchini amarillo, remolachas, mousse de palta y mayonesa de zanahoria y jengibre. También lleva germinados. Se sirve con un shot de kéfir, que es un probiótico natural».