El balneario Noctiluca, ubicado en la zona del muelle de Villa Gesell, es desde hace más de una década la primera playa integrada del país, con rampas y caminos adaptados para personas con discapacidad, sillas de soportes, sillas anfibias y bicicletas adaptadas. Y cada vez avanza más en esa dirección. Actualmente cuenta con 100 carpas convencionales, a las cuales se llega por caminos para que puedan arribar sillas de ruedas. Además, de esas 100 hay 20 que son gratuitas, y para las que se solicita un certificado de discapacidad.

 “El servicio sin cargo es hasta cuatro personas, porque nosotros privilegiamos las personas que tienen la discapacidad, y lo único que solicitamos cuando llegan es el certificado de discapacidad para también tener un registro y un control”, explicó Marcelo Centurión, el propietario del balneario.  

La construcción de Noctiluca comenzó en el 2006, y al año siguiente ya se trabajó en el proyecto de accesibilidad. Vale destacar que en el 2012 el balneario obtuvo una distinción por accesibilidad otorgada por el entonces Ministerio de Turismo de la Nación como parte del Sistema Argentino de Calidad Turística.

“Contamos con rampas de acceso, con pendientes normalizadas; con la circulación asegurada dentro del balneario; con baños adaptados; sillas de soportes; sillas anfibias; bicicletas adaptadas; y personal de asistencia”, detalló Centurión. Además, el municipio local puso a disposición personal que fue capacitado y entrenado en el balneario para la prestación del servicio, tanto dentro como fuera del agua. Y cada persona que ingresa con una silla anfibia al agua es acompañada por un guardavida, además de personal de asistencia. 

Por último, Centurión destacó el servicio de gastronomía que ofrecen, al señalar que “tenemos menú para celíacos, vegetariano y también nuestro menú en braille, así como disposiciones e infraestructura adaptada para no videntes”.