El libro en cuestión se llama "Troubled Blood" y se trata de un asesino en serie que se viste de mujer para cometer los ilicitos.

Muchos críticos de literatura afirmaron que Rowling con este personaje no hace más que acrecentar la etiqueta que para ella tienen las personas con identidad trans. En el análisis del libro parece dar el mensaje de "no te fies de un hombre que se viste de mujer".

La portada de la última obra literaria de J.K. Rowling
La portada de la última obra literaria de J.K. Rowling

Rowling responde a la línea radical del feminismo que sostiene que la diferencia en la identidad de género está basada solamente en la díada varón-mujer según los órganos sexuales con los que se haya nacido.

Meses atrás ya sus tweets habían caldeado la red del pajarito e indignado a sus seguidores.