El programa de Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), implementado por el gobierno Nacional, para paliar las consecuencias económicas del parate de actividad, originado por la pandemia, continuaría una vez finalizado el brote del coronavirus. 

Es que gracias a este programa de Emergencia, el Ejecutivo detectó que hay  más de 5 millones de argentinos fuera del radar del Estado. Ninguno de ellos tenía empleo registrado, ni jubilación, ni ningún beneficio por parte del Estado. 

La incertidumbre con respecto a la "nueva normalidad" puso en la agenda del Gobierno, la continuidad del programa de asistencia, para millones de personas que se encuentran fuera del sistema. "Va a continuar hasta que sea necesario que continúe", dicen ahora en el Gobierno según informa el diario Clarín. 

Una de las alternativas planteadas, es que de los 6,5 millones que recibieron el beneficio, solo lo continúen cobrando aquellos que no tienen otro tipo de ingreso o asistencia estatal.