El presidente Alberto Fernández, brindó esta noche una entrevista para el reconocido actor e influencer, Pedro Rosemblat, en donde habló de todos los temas de la actualidad política. 

En primer lugar, se refirió a uno de los temas candentes de la semana: el acuerdo con el laboratorio Pfizer para la provisión de vacunas en nuestro país. El mandatario aclaró que "las condiciones iniciales que nos puso Pfizer comprometían al país de forma desmedida."

"La verdad es que me ponía a mí en una situación muy violenta, las exigencias que ponían al país con cosas que eran muy díficil de comprometer. Entonces dije, esto yo no lo puedo firmar, son cosas desmedidas.", aseguró Fernández.

"¿Cómo actuó Pfizer con los que le solicitaron la vacuna? La verdad es que cumplió en parte, e incumplió mucho. Ahora dónde no incumplió Pfizer? En los Estados Unidos, en donde hizo en 100 días, 100 millones de vacunas. Pfizer firmó contratos antes, cuando llegó el momento de firmar con Argentina ya tenía firmados, y le iba a pasar esto, los Estados Unidos le dijeron dejá la vacuna acá. Entonces yo siento que Pfizer puso obstáculos para no firmar el contrato, porque no iba a poder cumplirlo." 

"Es un delirio, decir que no quisimos comprar la vacuna por una razón ideológica, y eligieron las vacunas rusas y chinas...", indicó Fernandez.  Y" de que pidieron coimas también...", interrumpió Rosemblat. "Eso es un disparate mayúsculo. Para qué iba a ser la primera que aprobé si no la iba a comprar." 

 "Pfizer, tiene problemas en Europa y cumplió parcialmente en Latinoamérica; claramente había que acumular vacunas en EEUU y no podían salir", concluyó sobre el tema. 

Tweet de Alberto Fernández Prensa

Por otro lado también habló acerca de las negociaciones con el FMI, y se refirió acerca de algunas expresiones dentro del Frente de Todos, "Algunos compañeros piensan que porque uno habla con el Fondo, se vuelve del Fondo"

"Estoy de acuerdo con los compañeros que salieron a decir que ser duro con el Fondo", en esta línea agregó: "Yo estoy de acuerdo con eso. Estoy de acuerdo en ser firmes con el FMI, negociar con firmeza, y pedirle que no se le pida a la Argentina más de lo que puede porque el país ya dio mucho”.

"Uno no se olvida a quién representa. Y yo sé a qué intereses represento: represento a los intereses de los argentinos. Siempre voy a decir lo mismo: mi mayor preocupación son los argentinos que peor están", concluyó sobre el tema. 

Respecto de la causa Vicentin indicó que la idea fue que "el Estado entrara en las exportaciones de cereales para intervenir y contener los precios internos" ... "eso no es comunismo, es racionalidad".

"Me trataron de chavista o expropiador, pero el mercado no resuelve los problemas sino que el más fuerte prevalece", criticó.

También habló sobre la llamada Hidrovía, el canal comercial sobre los ríos Paraná y Paraguay, por donde salen alrededor del 80% de las exportaciones de nuestro país, y cuya concesión fue renovada por 90 días recientemente por el Gobierno nacional a la empresa Hidrovía S.A., integrada por la empresa belga Jan De Nul y la nacional Emepa

Sobre este tema comenzó diciendo: "Hay muchos compañeros que son muy virulentos conmigo. La Hidrovía, venció en el año 2011, y le dieron 10 años más de vida. Y son muchos de los compañeros que me dicen haga cargo de la Hidrovía. Digo esto para que pongamos un poco las cosas en orden." 

"El problema de la Hidrovía no es un hecho revolucionario, es resolver un problema que tenemos los argentinos. Para conectar el norte del país con la salida al Atlántico, es la utilización de dos ríos para salir al Atlántico. Para que eso pueda ocurrir necesitamos dragar mucho. Dragar quiere decir que haya permanentemente barcos que vayan cavando, en el fondo del Paraná sacando la arena y el barro para que haya más agua y puedan ir barcos con más porte.", explicó. 

"Ese trabajo del dragado no lo puede hacer cualquiera. Y si lo quisiera hacer el Estado tendría que hacer una inversión millonaria. No tenemos esos barcos. Hay muy pocas empresas en el mundo que hacen eso.", indicó. 

"El río Paraná y el río Paraguay, es un tema nodal, para el desarrollo del norte. Lo que yo planteé es que todas las provincias del ribereñas de esos ríos participen en la licitación, en la adjudicación y en la administración de esos ríos. Hasta ahora lo hacía el Estado nacional. Ahora va a ser un Consejo, con todas las provincias y el estado nacional, administrando ese río." 

"Vamos a llamar a licitación. Qué podemos cambiar de lo que es presente. Bueno, lo que es peaje, lo cobra el concesionario y le rinde cuentas al estado. Podemos cambiar esa regla, que el Estado cobre el peaje y después lo pague a la concesión. Eso podríamos hacerlo. Es una licitación internacional.", amplió. 

"Para que nadie piense que detrás de esto hay una segunda intención. Puse a todas las provincias involucradas en el llamado a licitación. Cuando me dicen tiene que hacerlo el Estado, a mí me da la impresión que piensan que la Hidrovía es como una ruta. Que hacemos un asfalto y cobramos el peaje.", remarcó Fernández. 

"No tenemos la maquinaria, no tenemos la tecnología, para cavar metros del Paraná y sacar esa arena y ese barro. El Estado va a ser el responsable del cobro del peaje y a partir de allí, paga la concesión.", concluyó el presidente.