La vicepresidenta Cristina Kirchner participó este lunes feriado de un plenario de delegados de la CTA de los Trabajadores en Avellaneda, con motivo de la celebración del Día de la Bandera y encabezó un duro discurso contra los poderes concentrados de la economía, contra la evasión fiscal que realizan las empresas y reclamó por un control de las importaciones. 

También, la ex presidenta ratificó la unidad del Frente de Todos y dejó en claro "que nunca estuvo ni estará en discusión", aunque sí habló de la importancia de poder debatir y ponerse de acuerdo en los criterios.

"Desconfío de los que no les gusta mirar el pasado, creo que es muy importante. En la historia, nuestra propia historia, encontramos la clave y podemos atisbar lo que puede pasar. El conocimiento del pasado y la imaginación del futuro, de eso se trata la militancia, la construcción y la estrategia política", precisó Cristina en el comienzo de su discurso.

Luego, se explayó sobre la relación entre el Estado y el mercado: "El sector privado financiero provocó la primera gran crisis global de este siglo, la del 2008. ¿Y qué hicimos lo que estábamos con la responsabilidad de la conducción del Estado? Hablábamos mucho con Lula porque necesitábamos que la gente siguiera consumiendo".

"El Estado salió a socorrer al sector privado. El Estado norteamericano emitió cinco veces la base monetaria, le dio a la maquinita. El Estado emitía para darle al mercado, que estaba quebrando. Nadie dijo nada, claro. Cuando es para ellos, está todo bien", planteó.

En este sentido, remarcó que durante la pandemia del Covid-19 también fue el "Estado el que salió a hacer cargo de todo" y le pidió "a los argentinos y las argentinas" que no se lo confundan con "la actitud de algún funcionario". "El Estado es imprescindible, sin lugar a dudas", sintetizó.

En el #DiaDeLaBandera 🇦🇷, en vivo desde Avellaneda.

Inflación

Luego, la presidenta del Senado se metió con la problemática de la inflación en la Argentina y apuntó contra aquellos que se lo atribuyen al déficit fiscal. "Hay doce países del G20 que tienen mayor déficit fiscal primario que Argentina. El mayor déficit lo tiene Estados Unidos, de manera histórica. En el fiscal total, también estamos decimoterceros", detalló al respecto.

"¿Qué quiere esto? Que la inflación única en el mundo que tenemos no es por el déficit fiscal, porque otros países deberían tenerla también si es por eso. Entonces, mi queridos amigos, el déficit que es un concepto económico no necesariamente es el causante de los desmadres económicos y de la súperinflación", añadió.

Siguiendo con la desmitificando de posibles causas del aumento de precios, puso el foco en la oferta y la demanda: "Cuando voy a mirar en el INDEC, los doce bloques industriales están por arriba de la Argentina que recibimos en 2019 y por abajo de la del 2015", y agregó: "Tenemos capacidad instalada ociosa para seguir produciendo y no tenemos grandes salarios, quiere decir que la oferta y la demanda tampoco sería el problema".

En este contexto, apuntó contra aquellos que evaden: "Argentina ocupa el tercer puesto en materia de evasión. La recaudación representa el 28 del PBI, cuando debería representar el 45. El primero es Guyana y Chad; el segundo está ocupado por Malta; y el tercero está Argentina junto Comoras, Zambia, Pakistán y algún otro país".

Y amplió: "Tenemos otro podio: en los países con activos en el exterior, también somos terceros. Mirá que casualidad: somos terceros en evasión y terceros en formar activos en el exterior".

Esto le dio pie a Cristina Kirchner para hablar sobre qué debe hacer el Gobierno ante los grandes empresarios y volvió a hacer referencia a "funcionarios que no funcionan". "No hay que agacharles la cabeza, hay que discutirle y sugerirle. Se puede hacer", subrayó.

Críticas al Poder Judicial

La vicepresidenta Cristina Kirchner cargó contra el funcionamiento de la Justicia al advertir que varios jueces autorizaron 1.847 millones de dólares a importadores y disparó: "No hay Poder Judicial en la Argentina, hay partido judicial".

En esa línea, la exmandataria se explayó: "Si las necesidades son del pueblo, no hay Justicia. Si la necesidad es de los poderosos, hay jueces, fiscales y defensores. Esto es hoy el Partido Judicial. No hay Poder Judicial en la Argentina, hay Partido. Y ha tomado partido, no solo en la economía".

La vicepresidenta denunció, asimismo, que "los jueces y los fiscales aparecieron en el mundo de las importaciones y entre enero de 2021 y marzo de 2022 salieron del país 1.847 millones de dólares de importaciones autorizadas por jueces y fiscales a través de amparos".

"Donde hay necesidad de dólares habrá un juez y un fiscal para darles dólares a los importadores; si la necesidad es del pueblo no hay derecho; si la necesidad es de los poderosos hay jueces y fiscales. No hay Poder Judicial, hay partido judicial", arremetió.

Control de los planes sociales

Para el final de su discurso, la vicepresidenta subrayó que "el Estado nacional debe recuperar el control y auditoría de las políticas sociales, no tercerizarlo".

"El peronismo no es depender de un dirigente para que me dé el alta o la baja de un plan, el peronismo es laburo", apuntó y remarcó: "Los piqueteros son hijos de las políticas neoliberales de los 90. Son hijos de los altos índices de desocupación", desmintiendo a aquellos que se lo atribuyen al "populismo".

Y sentenció: "El peronismo es laburo, es trabajo. El peronismo no es depender de un dirigente barrial para que me de el alta y la baja, sobre todo las mujeres, que son las más explotadas. Este los existe porque hay hombres y mujeres que no pensaron en la relación de fuerzas cuando tuvieron que tomar decisiones y las acciones que había que hacer, por eso existimos y el peronismo también".