Esta tarde, el empresario de la carne Alberto Samid, debió ser internado en la clínica La Trinidad de Ramos Mejía, con un cuadro de "trastorno adaptativo, reactivo, ansioso y con indicadores propios de síndrome confusional", de "origen cerebrovascular"

De acuerdo a fuentes médicas, Samid presenta signos de involución incipiente en su cuadro de salud, y según informaron todo comenzó entre 24 y 48 horas antes de ser ingresado a la clínica. 

En el día de ayer, Samid había protagonizado un hecho escandaloso en una parrilla de Ramos Mejía, dos mujeres lo vieron comiendo en el restaurante y lo escracharon, increpándolo con insultos.

Es que el matarife se encuentra cumpliendo una condena de prisión domiciliaria, lo cual es de público conocimiento, por lo que las mujeres le salieron al cruca, lo filmaron y las imágenes se divulgaron rápidamente en los medios de comunicación. 

Más tarde, Samid afirmó que tiene salidas laborales, por lo que intentó justificar su presencia en la parrilla ubicada en el partido de La Matanza.