La expareja y asesino de Úrsula Bahillo, Matías Ezequiel Martínez, se negó a declarar este viernes y en consecuencia la justicia dispuso que quede preso en el penal de Junín. El policía de 25 años fue detenido el día lunes, luego de asesinar de al menos 15 puñaladas por la espalda a la adolescente de 18 años.

Martínez se negó a declarar ante el fiscal Sergio Terrón, quien le imputa el delito de "femicidio agravado por premeditación y alevosía", que figura en el artículo 80, incisos 2 y 11 del Código Penal, que prevé como pena única la prisión perpetua.

La Fiscalía General de Junín informó en un comunicado que "El encartado, que contó con la asistencia de Defensor Oficial, hizo uso del derecho de abstenerse de declarar" y agregaron: "se dispuso el alojamiento de Martínez en una Unidad Penitenciaria de la ciudad de Junín".

El femicida había sido denunciado en varias oportunidades por Úrsula por ejercer violencia de género contra ella. La joven había contado a sus amigas que tenía miedo de ser asesinada por su expareja. El lunes hallaron el cuerpo de la joven en el paraje Guido Spano, a unos 13 kilómetros de Rojas, en el noroeste de la provincia de Buenos Aires.

El asesinato fue descubierto luego de una llamada al 911 del tío de Martínez, quien reveló que su sobrino lo llamó y le dijo "me mandé una cagada" .

La policía llegó al lugar y encontró a la adolescente asesinada y al agresor con una herida en el abdomen, que se realizó él mismo con el mismo cuchillo de carnicería con el cual había asesinado de al menos 15 puñaladas por la espalda a Úrsula.

 

Data Diario on Twitter