Una nueva tendencia crece entre los creadores de contenidos de plataformas de stream, sobre todo en Estados Unidos, se trata del "sleep stream", que básicamente consiste en filmarse durmiendo mientras lo viewers intentan "interrumpir su sueño".

Uno de los streamers que mayor éxito tuvo con esta modalidad se apoda Asian Andy, un joven de 26 años de Los Angeles, que supo recaudar 16 mil dólares, mientras se filmaba durmiendo a lo largo de 7 horas.

Andy configuró su transmisión con el "texto a voz" activado, por lo que cada cosa que le escribían sus viewers en el chat de Twitch, se convertían en voces y sonidos que intentaban despertar al influencer. Muchos de ellos, imitaban ladridos de perro, temas musicales a todo volumen y alarmas de despertador. .

"Muchísimas gracias", dijo Andy al final de la transmisión por la generosidad de los usuarios, quienes le donaron la increíble suma de 16 mil dólares. "Solía conducir Uber por 16 dólares la hora", aseguró en el resumen del vivo que luego subió a YouTube. 

Andy no es el primero en utilizar esta modalidad, pero sí fue el que más dinero recaudó de esta forma insólita.