Tres investigadores del Conicet, Carla Giménez, Federico Pereyra Bonnet y Lucía Curti, y un economista, Franco Goytía, idearon un kit de detección molecular portátil, que permite verificar si una persona es portadora del covid-19, en tan sólo una hora. 

Estos cuatro académicos  fundaron el proyecto Caspr Biotech, cuyo objetivo es crear sistema de detección molecular. El proyecto ya demostró éxito en pruebas piloto realizadas en Misiones y en Brasil para detectar el dengue. 

Ya patentaron el kit en Estados Unidos y ahora intentarán conseguir inversiones por 3 millones de dólares, para que su invento pueda tener un alcance masivo. 

Caspr Biotech ya tiene como inversores a Grid Exponential (una compañía de proyectos de biotecnología en América Latina) e IndieBio (el mayor inversor de biotech en el mundo) gracias a los cuales ya consiguieron cerca de 500.000 mil dólares para sus investigaciones.

Según explicó Goytía al portal Infobae, "la detección se hace a través de nuestro dispositivo más reciente: una tirita tipo Evatest que podemos configurar para detectar cualquier enfermedad infecciosa o mutación genética. Buscamos cuál es la secuencia del coronavirus. A partir de eso, en una semana, lo sintetizamos y produjimos el test validado para esta enfermedad. A la tirita se le pone una muestra que, dependiendo de cada target, puede ser un hisopado nasal, orina o sangre. En este caso, lo aconsejable, por la concentración del virus, es un hisopado. En menos de 30 minutos la tirita muestra si da positivo, con una rayita negra, o negativo si no marca nada".

Lo sorprendente es que el valor de cada kit, que está en condiciones de producir el equipo argentino, es más o menos de 2 dólares.