En los últimos días, comenzó a circular una fuerte versión en los medios acerca del rugbier número 11, otro implicado que pertenecía al grupo de rugbiers que en la fatídica noche en Villa Gesell, asesinaron a Fernando Baez Sosa. 

Bajo el seudónimo de "Pipo", es otro chico de Zárate, que habría viajado con la familia de vacaciones a la costa atlántica y fue a Gesell a encontrarse con el grupo de los rugbiers.  

El implicado no tiene nada que ver con el intendente de Zárate, otra versión que había circulado con fuerza, pero que fue desmentida inmediatemente. A pesar de lo que sostenía el juez de la causa y la fiscalía, el abogado de la familia Báez Sosa, Fernando Burlando, nunca descartó la existencia de este joven y espera solicitar la declaración indagatoria, ya que tiene toda la información necesaria para dar su identidad, cuyo apellido sería Colazo. 

 Todavía no está claro si el onceavo rugbier estuvo en el momento del crimen, sí se sabe que era parte del grupo: "esta persona no es un desconocido sino alguien del grupo. Es el mencionado en el grupo de Whatsapp como 'Pipo': hay un mensaje en el que se dice 'acá estoy con Pipo", detalló Valeria Carreras, abogada del estudio de Burlando.