Luego de la polémica misa llevada a cabo en Justiniano Posse, empezaron a circular imágenes y videos en las redes sociales de la irresponsable convocatoria, en pleno pico de contagios por el nuevo Coronavirus Covid-19, donde los fieles no mantenían la distancia social, ni usaban barbijos, a pedido del sacerdote que condujo la celebración del día de la Virgen Niña.

Tras el evento, las consecuencias fueron graves: 900 personas fueron aisladas y 22 fieles dieron positivo en el test de Covid-19.

Según relata el periodista cordobés, Adrián Leonardi, testigos aseguran que "el sacerdote decía que quienes usaban barbijo eran miedosos y que no tenía que haber miedo a la muerte, porque si moríamos nos íbamos antes con Dios".

Además, remarcó que el cura es "totalmente antivacunas y anticuarentena" y que incluso "en su perfil de Facebook, que eliminó ayer, bajaba ideas en ese sentido".

El repudiable accionar del sacerdote y los fieles quedó registrado y se viralizó en las redes sociales al poco tiempo de ser subido a internet. 

La misa donde el sacerdote pidió a los fieles que no usaran barbijo

El intendente de la localidad, Gerardo Zuin, comentó: "Me enteré por comentarios de la gente que no se estaba respetando ni el distanciamiento ni el uso de barbijo. La semana pasada intimamos al sacerdote y a la Iglesia a que cumpla el protocolo y le dimos indicaciones para la procesión del pasado 8 de septiembre, donde tampoco se cumplió el protocolo".

Al ser consultado sobre los dichos del sacerdote, el funcionario respondió que, a pesar de no estar asistiendo a las misas, "es casi seguro que lo haya dicho porque conozco al sacerdote, aunque no lo puedo confirmar porque no fui testigo"-

Teníamos conocimiento de los casos positivos de coronavirus que se habían dado en Posse pero no de las circunstancias que relacionan al problema con la parroquia del lugar. A partir de la llamada se inicia la actuación", explicó el fiscal José María Uriarte, tras recibir por un llamado una denuncia anónima por la misa llevada a cabo.