En diálogo con Agarrate Catalina, Natalia Oreiro contó como se reparten con Ricardo Mollo los cuidados y la educación de su hijo de nueve años Merlín Atahualpa. 

"Está bueno hablar de esto porque lo común debería ser que un compañero se haga cargo a la par. A mí me conmueve como hombre más allá de eso, pero luego, cuando nos convertimos en padres, fue un regalo maravilloso incluso para él, porque también le corresponde" afirmó la actriz.

"Es un espacio compartido que nos permitirnos atravesarlo y en el caso de Ata, su imagen paternal y su imagen maternal es una misma: son sus padres", sostuvo.

"Es precioso eso, porque va a ser un hombre que no va a tener que deconstruirse", manifesto la conductora, a lo que Oreiro respondió: "Mi hijo es un niño feminista", y a modo de ejemplo contó una anécdota "cuando era chiquito y se golpeaba, no decía ‘Mamaaa!’, decía ‘Mamá papá!’ Mamá papá!’, como llamando a uno solo", detalló la artista, y se explayó en los primeros años del pequeño: "Yo empecé a trabajar a los seis meses del nacimiento de Ata", recordó. "Hice Wakolda, fuimos los tres al Sur; después nos fuimos los tres a Colombia a filmar Lynch, y ahí estaba Ricardo a canguro de Ata trayéndolo al set para que le diera la teta. Eso cambió nuestra relación y para Ata es lo normal", expresó.

Para finalizar, la cantante se refirió a su relación con el líder de 'La aplanadora del rock': "A mí me conmueve mucho él como compañero y como artista". "Él es un gran compañero. Quizás la diferencia de edad, quizás no. Cuando nos conocimos yo era muy chica, estaba formándome, creciendo y aprendiendo, y él ya venía de un grupo de muchos años. En mi caso era una esponja", rememoró y confesó: "Mi vínculo sucedió desde algo muy sincero y después surgió el amor".