Una testigo convalidó los dichos de la joven que denunció haber sido abusada sexualmente por el futbolista de Boca Juniors Sebastián Villa en un country de la localidad de Canning en junio de 2021 y aportó algunos datos sobre la posible existencia de otra víctima de violencia de género por parte del mismo jugador esa misma noche.

La declaración fue agregada durante esta jornada al expediente en el que el delantero colombiano está acusado del "abuso sexual con acceso carnal" de una joven de 26 años, quien lo denunció en mayo pasado por un hecho hecho que ocurrió el 26 de junio del 2021.

Fuentes judiciales confirmaron a Télam que la fiscal de Violencia de Género de Esteban Echeverría, Vanesa González, aceptó el pedido de la defensa de Villa y la indagatoria -que en un principio estaba prevista para este viernes- se realizará el próximo 30 de julio, luego de los dos partidos que el futbolista disputará por el torneo local y por la Copa Libertadores en Brasil.

La testigo que declaró este jueves, cuyas iniciales son N.C., convalidó los dichos de la denunciante y acreditó que efectivamente el personal de seguridad del country "Venado II", de Canning, donde vive Villa, se presentó esa noche en la puerta de la casa del colombiano tras los pedidos de auxilio de la víctima.

Además, dijeron las fuentes, aportó prueba documental de diálogos que mantuvo mediante la red social Instagram con la joven denunciante, uno acerca de lo que padeció aquellos días y otro, más actual, en el que le reprochaba haber sido citada como testigo.

La declarante fue una de las personas invitadas a una fiesta que Villa organizó en su casa de Venado II tras participar de un asado con otros jugadores del plantel de Boca la noche del 26 de junio del año pasado. El ingreso de esta joven quedó registrado en el libro de ingreso del country, añadieron los informantes.

En su declaración, además de referirse a ese suceso, la testigo aportó datos sobre otra posible víctima de hechos de violencia de género de Villa esa misma noche, aunque ese episodio nunca fue denunciado. Sin embargo, la joven aportó detalles de ese nuevo episodio y hasta dio el nombre de la presunta víctima, quien ahora fue llamada a declarar por la fiscal.

Esta testimonial forma parte de las nuevas medidas de prueba que la fiscal González sumó al expediente en los últimos días con el fin de profundizar la pesquisa por el abuso sexual, como le ordenó el juez de Garantías de Lomas de Zamora Javier Maffucci Moore cuando rechazó el pedido de detención de Villa formulado el 7 de este mes.

Si bien la fiscal González consideró que era necesario detener al futbolista por la existencia de peligro de fuga debido a la expectativa de pena que tiene el delito que se le imputa -de 6 a 15 años de prisión, no excarcelable-, el juez le dijo que debía profundizar antes la pesquisa.

La denuncia

La joven explicó que lo conoció a principios de 2020, cuando el futbolista aún estaba en pareja con Daniela Cortés, y lo consideró como una persona "sumamente violenta y agresiva".

Respecto a la noche del 26 de junio del 2021, la víctima contó que el futbolista había tomado "mucho alcohol y más de una botella de whisky" y que le reprochaba que, mientras participaban del asado en la casa de un compañero del plantel en Ezeiza, "había mirado" a los futbolistas.

Tras mantener una fuerte discusión, Villa y la joven se retiraron del lugar y se dirigieron a la casa del futbolista junto a su empleado de seguridad apodado "Vikingo" y un amigo llamado Félix Benítez.

"En ese momento comenzó lo que fue la peor situación de mi vida", señala la víctima en su denuncia, donde relata que tras ser maltratada y golpeada por Villa, ella se quiso ir y, ante esa situación, el delantero de Boca le bajó los pantalones, la arrojó sobre una cama y la violó. Tras el abuso, la joven llamó a una amiga y, en un auto de alquiler de la plataforma Uber, se trasladó a su casa en la ciudad de Buenos Aires, donde se bañó, puso su ropa a lavar y se cortó "el pelo bien corto producto del shock".

La joven contó que tiene grabadas las conversaciones en las que el futbolista colombiano, a través de su amigo Benítez, le ofrece 5.000 dólares para que se olvide "de todo lo que pasó"