Ya es sabido que las peleas de MMA, así como también las de UFC, tienen un nivel de violencia extremo. En muchos lados se las llama como "vale todo", aunque realmente no vale todo, pero da la impresión que si: piñas, patadas, llaves, entre otras cosas son parte del repertorio de este deporte, que además es realizado por atletas totalmente entrenados para golpear.

Las fracturas son parte cotidiana de esta disciplina, pero ayer ocurrió un hecho inédicto en la pelea entre Devin Goodale y el canadiense Khetag Pliev. La pelea se desarrollaba con total normalidad hasta que en un momento una patada de Goodale impactó sobre la mano de Pliev, lo que provocó el desprendimiento de su dedo.

Khetag Pliev's Finger Comes off at CFFC 94 *Full Footage*

 

Ni el propio Pliev se dio cuenta de esa situación en el momento, pero fue el árbitro quien en el segundo round advirtió lo que había sucedido. Allí, por supuesto, frenó la pelea y los médicos se llevaron al canadiense directo al hospital donde tuvo que ser operado.

Como si esto fuera poco, durante varias horas hubo momentos de máxima tensión ya que no encontraban el dedo. De hecho, un periodista que estaba cubriendo allí, advirtió que la federación había mandado un comunicado indicando que "aún buscaban la extremidad" que no aparecía en el octágono. Finalmente apareció dentro del guante del luchador.

En su instagram personal, el luchador canadiense agradeció a todos el apoyo, comentó que todo salió bien y además hizo una especial mención a Maggie Wilson, la doctora que lo operó. "Mi familia, amigos y fans ¡Son la motivación de mi alma! Les pido disculpas a todos ustedes. Quiero hacerles saber que estoy bien, el dedo está nuevamente en su lugar. Esta lucha aún no ha terminado. La Dra. Maggie Wilson hizo un gran trabajo”, posteó.

No Hay DT on Twitter