Reconocidos como deportes desde hace un tiempo, los deportes electrónicos son competencias de videojuegos que, con la expansión de internet y de las diferentes plataformas, están pasando por un un buen momento en cuanto a crecimiento de jugadores, seguidores (las finales del Mundial de League of Legends rondaron los 75 millones de espectadores en los últimos años), con sponsors y desarrollo en general. A tal punto que el Comité Olímpico Internacional (COI) está evaluando sumarlos para los Juegos Olímpicos de 2024.

 

 

Actualmente, más de 300 millones de personas siguen de forma habitual los esports en todo el mundo, reconociendo a verdaderas estrellas profesionales de las diferentes modalidades.
En Argentina, la Liga Master Flow se desarrolla durante toda la temporada, reúne a los diez mejores equipos del país y, por su modalidad online, hoy continúa con su programación habitual pese al coronavirus. Situación diferente es la de Liga Latinoamérica de League of Legends (la más importante de la región), que tuvo que suspender los encuentros en estadios y a futuro continuará con partidas desde las casas de juego de cada equipo.

 

 

Si bien los deportes electrónicos no tienen la exigencia física que muchos esperan de este tipo de actividades, son una excelente alternativa para pasar la cuarentena y mantener el espíritu competitivo y cooperativo que despierta cualquier deporte.