El futbolista de Argentinos jrs, de 39 años, Santiago Silva, deberá afrontar una sanción de 2 años, tras caerse la medida cautelar que había impuesto en su momento. El doping positivo por testosterona es de un partido entre Gimnasia y Rosario Central cuando jugaba en el Lobo. El Pelado explicó que "el gel era para tener un hijo, no para sacar ventaja deportiva" y además está convencido que le endurecieron la sanción porque apeló "y eso cayó mal".

En superfútbol de Tyc Sports, Silva contó más detalles: "Cuando intentaba buscar un tercer hijo me pongo a hacer un tratamiento de fertilidad". Y además explicó sobre aquella apelación que le permitió seguir jugando hasta ahora: “En aquel momento, cuando no había una sentencia firme, fui a la Justicia y pude seguir jugando".

 

Santiago Silva | Mejores jugadas y goles

 

"Hoy me encuentro con que después de la pandemia dejan caer una cautelar y me pasa esto. Mi conducta es intachable, me sorprende que me den dos años, cuando en otros casos de doping han dado seis meses, nueve meses. Pero estoy acostumbrado a la adversidad, así que estoy poniendo el pecho", contó.

De todas formas, el Tanque explicó nuevamente que sí utilizó la sustancia, pero nunca para sacar una ventaja deportiva. "Lo que me salta a mí es la testosterona. Nosotros, hombres y mujeres, generamos esa hormona naturalmente, este gel me ayudaba a poder ir en búsqueda de mi tercer hijo. Yo no estoy negando que yo me ponía este gel para que me ayude. Yo acá no ocultó absolutamente nada", explicó. Además, agregó que no pudo tener ese hijo que estaba buscando (el tercero) porque cuando se enteró "de esto" suspendió el tratamiento inmediatamente.

La sanción por dos años le llega en el final de su carrera, por lo que es una incógnita si continuará jugando. De todas formas, Silva no quiere bajar los brazos: "Tengo pensando seguir peleando por esto. Después dadas las circunstancias lo pensaré y reveré que hago. No tengo 25 años, tengo 39, me siento muy bien, pero soy consciente que por mi personalidad y mi mentalidad me encantaría seguir jugando. Sería a los 41 que reenganche o a los 42. Pero después lo veré, ahora estoy enfocado en seguir peleando legalmente y ver sí se puede bajar la pena y después asumir todo con la misma responsabilidad de siempre".