El escándalo saltó 48 horas después que Boca empatara como local 0 a 0 con Santos por la ida de la semifinal de la Copa Libertadores. El arquero de Santos, John, y el jugador Wagner Leonardo habían dado positivo de coronavirus y jugaron transitando la enfermedad.

A partir de allí se especuló con varias cosas, entre ellas que el club brasileño ya lo sabía y por eso había decidido no ir al vestuario en el entretiempo. Pasadas las horas, desde CONMEBOL confirmaron que los hisopados positivos fueron recibidos al otro día del partido, por lo que no se había incumplido ninguna norma.

 

“Cómo voy a querer sacar ventaja con el coronavirus. Por favor, yo lo tuve y perdí a mi suegro por esa enfermedad”, comenzó diciendo el DT brasileño visiblemente molesto por las versiones que circularon. “No es verdad que nosotros sabíamos los (resultados) positivos de los jugadores”, aclaró el Cuca.

Boca intenta tapar el penal que no nos dieron con todo esto”, disparó el entrenador acusando directamente al Xeneize de querer desvíar el foco. En este marco de acusaciones cruzadas, Boca visitará al Santos el miércoles desde las 19.30.