En el día de ayer River venció a Boca por 2-0 en el Estadio Monumental en la fecha 14 de la Liga Profesional y, como siempre sucede después de un Superclásico, surgieron muchas repercusiones y debates en torno al juego de ambos equipos. Algunas cosas positivas y otras negativas, pero el punto principal estuvo enfocado en el arbitro del partido: Fernando Rapallini.

Desde el lado Xeneize quedaron muy disconformes con la actuación del juez y lamentaron la tarjeta roja que se termino llevando Marcos Rojo a los 16 minutos del primer tiempo.

Un día después, Juan Román Riquelme dialogó con TyC Sports acerca de lo que fue la derrota de su equipo en el Superclásico y dejó una declaración contundente acerca del arbitraje. 

Riquelme habló tras la derrota en el Superclásico

"Es el quinto clásico desde que estamos en el club y de los cinco siempre nos tocó quedar con un  jugador menos en tres partidos. Es mucho", analizó Román. 

Luego de remarcar otras jugadas de expulsión que vivió Boca en partidos anteriores, Riquelme expresó que la primera falta de Rojo ni siquiera fue falta para sancionar. "No es una cuestión de tarjeta, no fue falta"

Jugar con un futbolista menos desde los primeros minutos cambia el rumbo del partido drásticamente y eso también lo reconoció el vicepresidente de Boca. "Después el partido ya se nos puso complicado. A los 10 minutos ellos se encontraron un golazo y se les puso todo a favor".

Las dos faltas de Rojo que derivaron en la expulsión

Riquelme continuó con el tema del arbitraje, intento traer calma a la situación y remarcó: "Los árbitros son personas, a veces se equivocan a favor, a veces en contra. Hay que tratar de ayudarlos y nada más, esto es un juego. Estamos convencidos que en los tres clásicos en nuestra casa fuimos superiores y ayer River lo fue. Esto es futbol y los superclásicos son así".