El presidente Alberto Fernández se refirió a la conversación que tuvo con Joe Biden luego del discurso que pronunció en la IX Cumbre de las Américas, en el que criticó con dureza la decisión de excluir a Nicaragua, Cuba y Venezuela, y aclaró que su par estadounidense no le formuló ningún reproche al respecto.

"Como dije en mi mensaje, no vine a poner más muros. Anoche (por el jueves), en la recepción ofrecida por Biden, nos cruzamos unas palabras, pero de ningún modo hubo un reproche, todo lo contrario. Fue muy generoso conmigo", relató el mandatario.

Detalló que como resultado del discurso que ofreció en la Sesión Plenaria de Apertura en su calidad de Presidente Pro Tempore de la CELAC "solo recibí palabras de apoyo".

"Antes de venir a la Cumbre tuve demasiadas charlas con funcionarios del gobierno de los Estados Unidos. Sabían lo que yo iba a decir. Fue una posición muy honesta de mi parte, como también del gobierno americano. Ellos sabían qué pensaba, qué quería transmitir en la Cumbre, y no hubo ningún tipo de sobresalto", aseveró.

El Presidente calificó como "muy valiosa" la jornada de trabajo en la Cumbre que se llevó a cabo en Los Ángeles, y remarcó: "Estamos concentrados en llamar la atención y reclamar que nuestra voz sea oída en todos los lugares".

Reunión del G7

En diálogo con periodistas de Argentina que viajaron a cubrir su participación en el evento internacional, el jefe de Estado subrayó que “el mundo está cambiando de un modo impresionante, y el concepto global que nosotros conocemos está en crisis y está en crisis del peor modo, con una guerra, con falta de energía, y con falta de alimentos”.

Señaló que la invitación que recibió para participar de la Reunión del G7 responde a la posición que expresó al presidente de Francia, Emmanuel Macron y al canciller federal de Alemania, Olaf Scholz, en su reciente gira por Europa. Y apuntó que "el tema de la guerra no debía ser una discusión del norte, debe ser una discusión del mundo, porque en el sur se padece la guerra enormemente".

"Los primeros que van a padecer la falta del trigo y el hambre, van a ser América Latina, África, los países asiáticos, y por eso pedí que esa voz sea escuchada", explicó y adelantó que llevará ese mensaje a cada foro internacional al que concurra.

El Presidente explicó que su objetivo en la Cumbre es "construir puentes y derribar muros", y aseveró: "Vine a que entendamos que somos un continente y que por ahí algún día dejemos de ser América del Norte, Central y de Sur, y seamos América".

Relación con Bolsonaro

El mandatario se refirió al diálogo con su par de Brasil, Jair Bolsonaro, con quien abordaron "su preocupación por el tema energético, para ver de qué modo podíamos trabajar la integración energética entre Brasil y Argentina".

"Le dije que las posibilidades eran muy concretas porque ya parte de la energía eléctrica hoy la traemos de Brasil a un muy buen precio. Yo se lo agradecí y le expliqué en qué estado estamos con el gasoducto. Si desarrollamos como tenemos planeado el gasoducto de Vaca Muerta, ahí vamos a poder inyectar mucho gas a Brasil", remarcó.

Al ser consultado, sobre la revisión del FMI del primer trimestre, el Presidente indicó: "Nosotros no estamos pensando en acotar ningún tipo de gasto en materia social. Argentina está teniendo un crecimiento realmente muy importante y, por lo tanto, no queremos que ese ritmo se frene o se desacelere".