El presidente Alberto Fernández dialogó esta mañana con el periodista Reynaldo Sietecase al aire de Radio Con Vos FM 89.9 e hizo fuertes declaraciones contra la oposición.

"Ayer un imbécil me llamó dictador. Escucho imbéciles que dicen que los contagios son una solución política, hay que ser un imbécil profundo para decir eso o ser una mala persona. Dicen que hago esto para suspender las PASO", comenzó.

Acto seguido, agregó: "¡Por favor! Yo estoy del lado de los que cuidan la vida de los argentinos, me voy a dormir en paz". 

"¿Cómo alguien puede pensar semejante barrabasada?. Hay que ser muy miserables para decir eso", se preguntó sobre aquellos referentes de la oposición que sostienen que las medidas restrictivas no son por la súbita suba de contagios de coronavirus, sino que surge de una necesidad política del Frente de Todos.

 Sobre la gestión de la pandemia durante su gobierno, Fernández declaró: "Menos mal que hice la cuarentena porque me dejaron un país sin hospitales, una gobernadora se jactaba de no construir hospitales, teníamos una Argentina con vacunas vencidas, con el sarampión de nuevo. Salvamos decenas de miles de vidas por la cuarentena". En esa línea, no descartó tomar medidas de mayor restricción en caso de que el número de casos diarios no descienda. "Si la cosa se pone peor y la gente no reacciona, tendré que hacer un pedido muy claro a los gobernadores".

"Vivimos en un país federal, yo no dispongo del control de todo el país. Necesito de los gobernadores para hacer cumplir las medidas. Hay una conducta social muy difícil de resolver. Es difícil disponer restricciones mayores porque, básicamente, la gente no las cumple", analizó sobre las nuevas medidas.

Por otro lado, dijo: "La actividad económica está funcionando a pleno, no hemos detectado ningún foco de contagio en fábricas, en ningún lugar del país. No creo que haga falta hoy (volver a dar asistencia económica). Si hiciera falta en algún momento, voy a ayudar a salir a los argentinos de esto. La mejor forma de ayudar es que la economía crezca, y viene sucediendo eso".

Al mismo tiempo descartó el regreso del Ingreso Familiar de Emergencia, la ayuda económica de $10.000 que el Gobierno pagó durante el primer año de la pandemia.

En otro pasaje de la entrevista, se refirió a la negociación que Argentina mantuvo con el laboratorio Pfizer para comprar las vacunas contra el covid-19 y sostuvo que es un problema de la farmacéutica que las charlas no hayan llegado "a buen puerto": "Ahora tienen juicios en todo el mundo. Tengo la certeza de que Pfizer no quiso generarse problemas con nosotros porque sabía que no iba a poder cumplir su contrato. Creo que Estados Unidos de algún modo embargó todas las vacunas producidas en Estados Unidos y que por eso no las pueden sacar".

Data Diario on Twitter