En el 40 aniversario del comienzo del conflicto bélico iniciado por la dictadura militar en las Islas Malvinas, el presidente Alberto Fernández, encabezó el acto central en el Museo Mailvinas, en donde reclamó a Reino Unido que cumpla con las resoluciones de la ONU para reanudar el diálogo por la soberanía de las islas. 

El mandatario repudió la decisión de la Junta Militar de iniciar un conflicto con una de las principales potencias armadas del mundo, y remarcó que fue "una decisión a espaldas de un pueblo al que sólo intentaron confundir y manipular". 

En esalínea agregó que "los soldados argentinos enfrentaron a una potencia con escasos medios, pero con enorme valentía y un coraje inigualable, y el apoyo del pueblo". 

"Debemos decirlo: aquellos militares que avergonzaron a nuestras Fuerzas constituyen un pasado al que nadie quiere volver. Lo hemos logrado por mandato popular, por comprensión histórica y por decisión política", remarcó. 

"Qué nunca más los excombatientes de Malvinas vuelvan a caer en el olvido y el silencio de parte de ningún gobierno", expresó Fernández. 

En este marco, Fernández insistió con el reclamo: "Solicito al Reino Unido que cumpla con las resoluciones de Naciones Unidas" y pidió por una "solución negociada y pacífica". 

Además pidió que "abandone la injustificada presencia militar" en las islas Malvinas, ya que es una "zona de paz y de cooperación". 

Acompañado por ex combatientes, y funcionarios, el mandatario encabezó un acto que se desarrolló en un clima muy emotivo.