Esta mañana el presidente Alberto Fernández, aterrizó en el helipuerto de la Casa de Gobierno, se subió a un auto oficial y se dirigió directamente a la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. 

Allí se dirigió a un aula y volvió a lo que es su pasión: dar clase ante más de 40 alumnos en la materia Teoría General del Delito y Sistema de la Pena, cátedra de la que aún es titular. 

El particular profesor, tomó lista a sus alumnos y les pidió que se presenten uno por uno. Los alumnos no salían de su asombro, a pesar que el mandatario ya estuvo el año pasado en la Facultad dando clases, en donde prometió dar clases cada 15 días.