En el marco de la nueva suba de casos de coronavirus, el gobernador bonaerense Axel Kicillof, anunció las medidas sanitarias que adoptará la provincia de Buenos Aires. Si bien descartó suspender la temporada de verano, realizó una serie de advertencias. 

"En su gran mayoría se están cumpliendo los protocolos, especialmente en el sector privado. Una suba en los casos y la ocupación de camas sería la sentencia de muerte de la tempora9da", afirmó. Y luego agregó "durante la pandemia me acusaron de ser más duro, pero yo prefiero que me tomen por antipático que por irresponsable porque es una enfermedad muy complicada."

 

Luego de una reunión con intendentes de la Costa, el mandatario brindó una conferencia de prensa,  allí afirmó: "Hay un gataflorismo intelectual bastante penoso. Uno puede decir que están en campaña y se oponen a todo. Hay una militancia mediática y política contra la vacuna, pero deberían reflexionar."

En ese sentido afirmó, "A veces es casi gracioso, pero los que decían que la vacuna no servía, ahora dicen que son pocas."

Luego prosiguió y apuntó contra los medios, "hay un género periodístico de buscarle el pelo al huevo" y "a veces la tapa, tapa la realidad. La realidad es que la enorme mayoría de los que han venido a acompañarnos en esta empresa de tener una temporada, aún en las peores condiciones, están cumpliendo las reglas".

"La campaña antivacunas fracasó. En febrero vamos a ampliar el dispositivo de vacunación, con una segunda etapa en escuelas", anunció. 

Luego afirmó que, "Es mentira que el problema son los jóvenes. Los jóvenes cumplen, aun cuando no son los que más se contagian. Se contagian, pero no la tienen de una manera riesgosa."